EUROPA POLONIA

Cracovia en tres días

Ya teniendo claro cuales son los lugares imprescindibles que ver en Cracovia lo primero que vamos a hacer para organizar nuestro viaje es situarla en el mapa; Cracovia se encuentra en el sur del país y es una de las ciudades medievales mejor conservadas de Europa. Cuenta la leyenda que Cracovia se fundó tras la derrota de un dragón, de ahí que sus calles y sus plazas te envuelvan en una atmósfera de cuento.

Lo siguiente es plantearnos cuánto tiempo vamos a dedicarle a la ciudad, yo os recomiendo por lo menos dos días enteros para recorrer la ciudad y otros dos más si queréis hacer alguna excursión a Auschwitz o a las minas de sal de Wieliczka. Nosotros después de decidir que le dedicaríamos dos días a la ciudad lo organizamos de la siguiente forma:

Día 1, viaje Madrid-Cracovia.

El primer día de nuestro viaje comenzó muy temprano en Madrid ya que nuestro vuelo salía a las 06:45h y llegamos al aeropuerto de Cracovia a las 10:00h de la mañana. Desde ahí cogimos un Uber hasta el apartamento y dejamos las maletas para comenzar a recorrer la ciudad. Eran como las 12:30h cuando pudimos poner un pie en la ciudad para empezar a descubrirla y nos pusimos en camino al centro histórico, más concretamente a la colina de Wawel. Lo primero que hicimos fue dar un paseo  por los jardines y que lugar tan impresionante descubrimos. Simplemente paseando se nos hizo la hora de comer, comimos algo rápido y seguimos disfrutando de la zona. Visitamos el castillo y la catedral por dentro y disfrutamos de las vistas desde todos los ángulos posibles.

De ahí comenzamos a pasear por la ciudad, recorrimos las calles Grodzka y Kanonizka en dirección a la plaza del mercado y por el camino descubrimos parte de las miles de iglesias y basílicas que esconde la ciudad. Llegamos por fin a la plaza y fue amor a primera vista. Había oído hablar de la Basílica de Sta María y había visto muchas fotos, pero ninguna le hacía justicia, qué maravilla de plaza. Visitamos la antigua lonja, la Iglesia de San Adalberto y disfrutamos de pasear dando vueltas por la plaza sin rumbo fijo.

Al terminar la tarde nos volvimos al apartamento a descansar un ratito y cuando anocheció volvimos a la plaza para verla iluminada y cenar algo por el centro.

    

Día 2, Cracovia.

El segundo día por Cracovia lo aprovechamos bien, ya que nos despertamos muy temprano. Salimos a desayunar y fuimos de nuevo hacia el centro aprovechando el camino para ver la barbacana y disfrutar de las vistas de la plaza desde la calle Florianska.

Teníamos contratado un free tour por el barrio judío de la ciudad que comenzaba a las 10 de la mañana en la plaza y allí nos dirigimos. Pasamos la mañana conociendo esa parte de la historia de la ciudad y recorrimos lugares como el barrio judío, el antiguo gueto, el monumento de las sillas o la farmacia del águila. Os lo recomiendo mucho si os gusta la historia.

Terminamos a la hora de comer y aprovechamos para ir a un restaurante que me había recomendado un amigo (Morskie Oko) de comida típica. Todo muy muy rico y muy bien de precio, los mejores pierogis que comimos en todo el viaje.

Po la tarde aprovechamos para subir a la torre de la basílica y nos tomamos una cerveza en la plaza para disfrutar del último atardecer en la ciudad.

Día 3, Cracovia-Varsovia

El tercer día del viaje era nuestra última mañana en la ciudad; habíamos pensado ir a visitar Auschwitz pero al final decidimos dedicar la mañana a pasear por la ciudad que tanto nos había enamorado. Volvimos a recorrer la plaza, las calles del centro y la colina de Wawel que tanto nos gustó el primer día, y las 12 de la mañana pusimos rumbo a la estación de tren, compramos algo para comer durante el trayecto y continúamos nuestra aventura polaca en dirección a Varsovia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *